Esperando a Superman

Esperando a Superman (Waiting for Superman) es un documental de Davis Guggenheim (Una verdad incómoda) que denuncia las carencias que atraviesa el sistema educativo norteamericano.

Compartimos la sinopsis completa:

Cuando ocurre un desastre en los Estados Unidos los héroes aparecen. Lo hemos visto una y otra vez: cuando todo parece perdido, los súper hombres (y mujeres) de la vida real, se presentan para salvar el día. Pero, ¿qué pasaría si, ahora mismo, una catástrofe oculta se propagara silenciosamente asechando nuestras ciudades, pueblos y comunidades y, sin embargo, tuviéramos el poder para detenerlo? ¿Qué pasaría si nuestros hijos y su futuro estuvieran en peligro? ¿Quién se convertirá en un héroe?

Del director Davis Guggenheim, ganador del Premio de la Academia por Una verdad incómoda, viene otra polémica reflexión sobre nuestros tiempos, una película obligatoria: Waiting for Superman (Esperando a Superman), una exploración íntima sobre la situación actual de la educación pública en los EE.UU. y la forma en que ésta afecta a nuestros hijos. Impulsado por su conciencia y motivado por las posibilidades de cambio, Guggenheim se embarca en un viaje testimonial por la vida de cinco niños inolvidables, cuyos sueños, esperanzas y potencial despreciado, revelan todo lo que está en juego en la actualidad.

Entre ellos está Daisy, una estudiante de quinto grado de Los Angeles que, a pesar de todo, nunca se rinde para lograr grandes planes para su futuro; Francisco, un niño de primer grado del Bronx cuya madre haría cualquier cosa para darle la oportunidad de tener una vida mejor; Anthony, estudiante de quinto grado en Washington DC, que está en la búsqueda de una vida diferente a la de su padre, a quien perdió víctima de las drogas; Emily, una estudiante de octavo grado en Silicon Valley que teme ser catalogada permanentemente como no apta para la universidad; y Bianca, una destacada alumna en un jardín de niños de Harlem, con la valiente ayuda de su madre soltera para librar las adversidades.
Pero a pesar de la emocionante determinación y valentía del simpático y conmovedor reparto de niños de esta película, la cruda realidad es que van a estar excluídos de la oportunidad de lo que una vez fue un derecho: una educación norteamericana de calidad.

Al abordar estas cuestiones, mediante una narrativa dinámica, Guggenheim desata un debate vital para la nación y nos muestra a un grupo de reformadores de la educación, quienes desafían los obstáculos existentes.
Pero al terminar la película, la historia apenas empieza, porque Guggenheim nos revela que los súper héroes que estamos esperando para salvar nuestras escuelas están a nuestro alrededor. De hecho, podríamos ser tú y yo.

Además de generar un gran número de comentarios en los medios y diálogo en la sociedad, la cinta ha creado una campaña social con un objetivo primario: asegurarse de que cada niño reciba una gran educación. La campaña busca construir conciencia pública, encender el involucramiento personal e inspirar un verdadero cambio social.

Las cuatro iniciativas principales de esta campaña son:

  • Establecer estándares académicos acordes con los mejores del mundo
  • Reclutar y premiar excelentes maestros
  • Crear y cultivar excelentes escuelas
  • Incrementar el nivel de alfabetización

Si se realizara un documental en México sobre este tema, ¿qué problemáticas crees que tocaría? ¿Cuáles consideras que son las carencias más significativas en la educación en México? Tus comentarios son muy valiosos para nosotros.

Para saber más:

Esta entrada fue escrita en Blog.

4 Responses to Esperando a Superman

  1. Luciano Mireles says:

    Solamente lo que hagamos como sociedad civil puede mejorar la problematica de los mexicanos, a quienes tienen la obligación de corregir no les interesa.

    • CLASE 2010 says:

      Gracias por tu comentario Luciano, en CLASE estamos convencidos que la educación es tarea de todos, va más allá del salón.
      Saludos.

  2. Gus says:

    Una reforma completa educativa, maestros comprometidos con la profesión, no con la grilla y la politica, mejor preparados y mejor educación por parte de los padres de familia de cada niño, esta es la base de la formación de la educación y los buenos valores,

  3. Indudablemente el papel de superhéroes les corresponde a todos.
    Nuestra educación y cultura deben ser sometidos ya no solo a debates, el diagnóstico es contundente.
    Lo que nos falta son acciones, pequeñas acciones, porque desafortunadamente los intereses que mantienen paralizado el sistema educativo mexicano no muestran signos de querer un cambio de fondo y forma.
    Lo único, lo indispensable y lo necesario, es hacer los pequeños cambios con proyectos adaptados al medio, tal como nos deja el ejemplo de SierraZero.