Deserción en la Educación Media Superior

Por
en Noticia

¿Los jóvenes permanecen en la escuela? ¿Por qué la abandonan? ¿Les gustaría regresar?

La deserción escolar es un problema fundamental que se encuentra en el centro de atención de las políticas y las acciones realizadas por la Subsecretaría de Educación Media Superior (SEMS). Tomando en cuenta el modelo que sigue el sistema educativo mexicano, el primer requisito para lograr que los mexi- canos puedan recibir una educación de buena calidad, radica en garantizar el acceso y la permanencia en un programa educativo que, de acuerdo con la Reforma Integral de la Educación Media Superior, puede ser presencial, intensiva, virtual, autoplaneada, mixta o certificada en exámenes (DOF, 2008, 2008b, 2008c; SEP – SEMS RIEMS).

La educación tiene como función social básica: “Ampliar las oportunidades educativas, para reducir desigualdades entre grupos sociales, cerrar brechas e impulsar la equidad” (SEP, 2006 p. 11) al dotar a los alumnos de competencias y conocimientos pertinentes que funcionan como base y estructura sólida para construir una trayectoria individual y comunitaria, productiva e integral. La deserción escolar mina este cometido y propicia el efecto contrario: las fisuras sociales se amplían y la movilidad social se pierde si quienes tienen menos oportunidades y recursos abandonan las aulas. Por ejemplo, a partir de la relación escolaridad-ingreso, quienes egresan del nivel medio superior reciben en promedio un sala- rio mayor en 30% con respecto a quienes no la cursaron (CEPAL, 2010). De modo similar, la OCDE (2011) señala que, en los países miembros, las personas que concluyen estudios de ese nivel educativo pueden ver reflejado un incremento promedio en sus ingresos de hasta 23% adicional.

Además, la diferencia en los ingresos entre quienes abandonan el nivel medio superior y quienes lo con- cluyen puede transmitirse generacionalmente y agravar con ello la desigualdad social. La escolaridad de los padres es un factor que incide en la trayectoria educativa de los jóvenes. Por ejemplo, la Encuesta Nacional de Deserción en la Educación Media Superior (ENDEMS) muestra que entre los jóvenes que abandonaron la escuela el 65% reportó que sus padres sólo alcanzaron estudios inferiores al nivel medio superior y sólo 8% de quienes desertaron reportó que sus padres iniciaron o concluyeron la edu- cación superior y, como se verá más adelante, aquellos jóvenes cuyos padres estudiaron la Educación Superior tienen 18% menos probabilidades de desertar.

http://www.siguele.sems.gob.mx/encuesta.php

Recent Posts
Showing 2 comments
  • Antonio García Páramo
    Reply

    Los jóvenes en ocasiones encuentran una oportunidad laboral y empiezan a ganar dinero, ellos prefieren ganar dinero a continuar con los estudios, a veces las materias y profesores son tan complicadas que poco a poco van quedándose en sus estudios por verse abrumados ante tal situación que solamente dicen: no puedo.

    Pero considero que es más por problemas económicos que existe la deserción escolar.

    • admin
      Reply

      Antonio, muchas gracias por tu comentario. Concordamos con lo que dices a veces estos jóvenes no ven más allá o hasta donde podrían llegar continuando sus estudios. La mentalidad a mi forma de ver es la que también debemos transformar para evitar los no puedo pero sin duda si no se cubren los mínimos que en este caso podríamos considerar económicos pues tienen una decisión que tomar

Leave a Comment